Ivan Gundrum

Segunda mitad del siglo XX En 1955, Emil Boyre de Moya, director del Instituto Dominicano de Investigaciones Antropológicas de la Universidad de Santo Domingo, busca asesoría extranjera para la utilización de los motivos “ingerís” y tainos en la artesanía moderna del país, estimulando la creación de un arte llamado “Neotaíno”.Para la ocasión fue contratado el artista yugoslavo Iván Gundrum, quien hasta el momento se había dedicado a realizar reproducciones de piezas taínas y a restaurar algunas piezas auténticas en el Instituto Guarná, de la ciudad de La Habana. Acompañando a Gundrum vino al país el ceramista cubano Luis Leal, y ambos empezaron a trabajar en la residencia de Boyre de Moya. Gundrum y Leal convirtieron luego sus diseños en obras artesanales de madera, barro, hueso, cuerno, ámbar, oro y tela, con el grupo de artesanos que laboraban en la Cooperativa de Industrias Artesanales (COINDARTE).

En este grupo se desataca el joyero artesano Emilio Pérez, quien ya venía trabajando el ámbar desde los años 50 y se convierte en maestro de jóvenes artesanos, dando inicio a la formacn de personal calificado. Los diseños de Gundrum y las enseñanzas de Leal propiciaron la creación de bellas piezas y la perfección del grupo de artesanos que las mostraron en la Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre, evento organizado en 1955 por el dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina.
COINDARTE pasó a llamarse Centro Nacional de Artesanía, (CENADARTE) en 1965. Y poco a poco fue perdiendo la cantidad y calidad de sus productos, pues sus mejores artesanos fueron abandonando paulatinamente el centro y los nuevos diseños eran escasos. A mediados de los años 70 se incorporan a la joyería nacional los trabajos en pectolita, piedra semipreciosa conocida como “larimar”.

Otros materiales empleados en la joyería: el cuerno, el hueso y las conchas marinas. Desde barro, porcelana, hueso, madera, hasta cabuya, cuernos y jícara de coco, todos esos elementos sirven de base para formar distintas figuras, entre las que resaltan aves y paisajes de colores típicos.