Los hermanos Guillen

Diapositiva21Los hermanos Guill√©n ‚Äďoriundos de la provincia El√≠as Pi√Īa en la zona sureste del pa√≠s, zona famosa por sus leyendas de bac√°s y galipotes¬≠ aprendieron alfarer√≠a con la llegada de la Agencia Espa√Īola de Cooperaci√≥n Internacional a Yamas√°, Monte Plata, en 1966. Los cinco hermanos aprendieron la confecci√≥n de piezas de barro y, entusiasmados, estudiaron y realizaron sus propias investigaciones, buscando vestigios de los ta√≠nos y realizando reproducciones a partir de piezas originales.

Los Guill√©n han viajado a diferentes √°reas del Caribe y esperan hacer un museo con todas las piezas rescatadas. Poseen una amplia biblioteca del tema y afirman que fue en La Espa√Īola donde m√°s se desarrollaron los tainos. Esta familia de alfareros esta realizando una valiosa labor comunitaria al ense√Īar un oficio a los m√°s j√≥venes y una sana forma de recreo a los mayores, mientras contagian a todos el amor por nuestra cultura y tradiciones.

Articulo Listin Diario

La Vida 31 Marzo 2009
EFE

Madrid.- Los hermanos Guill√©n son conocidos en Rep√ļblica Dominicana, y fuera de ella, como los principales promotores de la cultura ta√≠na, cuya expresi√≥n art√≠stica han conseguido revivir a trav√©s de r√©plicas de dioses y otras figuras de devoci√≥n de los primeros habitantes de Las Antillas.

Los cuatro hermanos participan estos d√≠as en Madrid en el Primer Congreso Internacional del Contract y la Arquitectura, una reuni√≥n que cuenta tambi√©n con la presencia de delegaciones llegadas desde las islas caribe√Īas de Jamaica y Barbados.

En una entrevista con Efe, Esteban Guill√©n, explic√≥ que dentro de su b√ļsqueda incansable de expansi√≥n, el “contract” les permitir√° brindar un entorno acorde con la historia dominicana.

El “contract” es un concepto que busca ofrecer a los empresarios hoteleros servicios integrales realizados en origen, que giran en torno a la arquitectura, el interiorismo y las manufacturas.

Guill√©n indic√≥ que la f√°brica familiar, que hoy cuenta con 38 empleados y maneja un volumen de negocio de unos 175.000 euros (unos 233.000 d√≥lares) anuales, surgi√≥ en 1989 por el amor a las tradiciones ta√≠nas de su hermano Jes√ļs, y el firme deseo de llevar adelante un proyecto propio.

As√≠, y gracias a la formaci√≥n de Jes√ļs como alfarero, comenz√≥ en Yamas√°, provincia de Monte Plata (al norte de Santo Domingo), la producci√≥n que 20 a√Īos despu√©s mantiene su car√°cter artesanal, y que se ha ido desarrollando sin descuidar el af√°n primario de reivindicar y explicar la expresi√≥n art√≠stica ta√≠na en diferentes foros.

Universitarios, colegiales, turistas, y demás interesados en conocer las devociones de los indígenas antillanos visitan el taller de los Guillén, así como su finca, y se empapan de una pasión que no decrece.

El artesano enfatiz√≥ sobre la cultura ta√≠na que “no era una cultura atrasada, era una cultura socialmente organizada y art√≠sticamente desarrollada”.

El af√°n inculcado por su padre ha mantenido a los hermanos unidos en el negocio, que atienden ellos mismos, y que despunt√≥ en 1992 durante los actos celebrados en la isla caribe√Īa con motivo del quinto centenario del descubrimiento de Am√©rica.

A partir de ese momento, las figuras de barro de los Guill√©n fueron conocidas fuera de Rep√ļblica Dominicana, concretamente en la ciudad espa√Īola de Sevilla, y ese reconocimiento internacional reforz√≥ el valor de las piezas en el entorno de los hermanos.

En ese mismo momento, y de la mano del boom que vivi√≥ la industria tur√≠stica en Rep√ļblica Dominicana, los Guill√©n pasaron de los primeros amuletos que elaboraban a las grandes piezas que, desde entonces, han adornado hoteles, restaurantes, y otras instalaciones de servicios al sector hotelero.

Pero el bienestar económico de los hermanos no ha implicado que el desarrollo de su industria se aparte del aspecto social.

Esteban Guill√©n se√Īal√≥ que muchos de los alfareros que se formaron en su taller han instalado sus propios negocios en la zona, y cuentan con el apoyo de los hermanos para la gesti√≥n comercial de sus productos.

“Por eso Yamas√° es conocida como la ciudad de la artesan√≠a ta√≠na”, afirm√≥ orgulloso.

Uno de los √ļltimos inventos para aprovechar toda esa riqueza, es el desarrollo de un producto tur√≠stico denominado “Arcilla, chocolate y az√ļcar”.

A trav√©s de este concepto, el p√ļblico visita la finca de los Guill√©n y tiene la oportunidad de conocer entre otros atractivos las plantaciones de cacao y probar chocolates artesanales, as√≠ como observar el taller y el horno de le√Īa ecol√≥gico que trabaja a base de madera reciclada de los aserraderos de la zona.

El taller de los Guillén permanece abierto para todos lo que se interesen en llegar hasta Yamasá a escuchar la historia de los dioses taínos y, si así lo desean, comprar sus piezas directamente en la tienda de artesanía.

Como √ļltima y, probablemente, m√°s grande proeza, Esteban Guill√©n anunci√≥ que pr√≥ximamente los hermanos expondr√°n sus piezas en una muestra para invidentes que organizar√°n junto con el Museo del Louvre en Par√≠s.