Herencias Tainas

Diapositiva24La herencia taína y de otros grupos que habitaron nuestra isla, antes de la llegada de los españoles, es rica en formas, materiales, técnicas y contenidos. Los igneris fue el primer grupo agroalfarero que llegó a la isla. Eran ceramistas que producían vasijas de excelente cochura, con una destreza en el uso del blanco, rojo y naranja, sobre fondo rojo del barro, y en ocasiones con uso del negro para producir verdaderas obras de arte. Se distinguen por sus vasijas con elaboradas representaciones figurativas, junto a variados motivos geométricos, incisos y punteados, los cuales forman diseños abstractos a manera de bandas decorativas, circundando la parte superior de los recipientes. Luego los taínos, más diestros con la madera, la piedra y la concha, dejaron por igual su impronta en el barro con un magistral manejo de la línea por incisión, perdiendo la pintura de la pieza, y la calidad en la formulación del barro y su conchura, pero sí logrando una síntesis admirable que sorprendió a los colonizadores. De esta forma elaboraron vasijas, ollas, platos, figurillas, sellos, ídolos, instrumentos musicales y burenes, para satisfacer las necesidades espirituales, religiosas, sociales y utilitarias.

Los taínos se destacaron además por sus creaciones en madera, piedra, algodón, concha hueso, oro, tejidos, hilados y cestería.

Utilizaron materiales como el algodón, henequén, maguey, cabuya y bejucos. Elaboraron hamacas, redes de pescar, hilos, curdas, paños, naguas y cestas denominadas haras, que servían para transportar sus frutos.