Follow us on Twitter

Ciudad Colonial de Santo Domingo, una ciudad viva

República Dominicana, además de ser un destacado destino de sol y playa, cuenta con un riquísimo patrimonio cultural, que tiene su máxima expresión en su capital, el primer asentamiento europeo en el continente americano. En particular, en el área de la Ciudad Colonial de Santo Domingo se localiza un importante complejo arquitectónico de la época colonial, declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 1990, el cual aglutina un conjunto de instituciones primadas de América: la primera catedral, el primer cabildo, el primer hospital, la primera oficina de aduanas y la primera universidad; además de decenas de edificaciones de la época (el Alcázar de Colón y otros palacios reales, fuertes, iglesias, conventos, monasterios y hospitales).

Para incrementar la competitividad del sector turístico del país y diferenciarse de la oferta de otros destinos internacionales, en 2011 el Gobierno de República Dominicana, con el apoyo del BID a través de la operación de préstamo Programa de Fomento al Turismo de la Ciudad Colonial (DR-L1035), inició un proceso de diversificación hacia nuevas modalidades de turismo cultural. En este proceso cobró un rol central la revalorización de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, un proceso complejo que debe ser enfocado de manera integral, ya que el territorio ha pasado por un largo periodo de declive económico.

Desde los años 60’s hasta finales de los 90’s, la Ciudad Colonial de Santo Domingo sufrió un proceso de despoblamiento, fruto de la migración de sus residentes hacia otras áreas de la ciudad que ofrecían mayor comodidad y servicios públicos de mejor calidad, incidiendo negativamente en la actividad económica de este lugar. Al igual que en muchas otras capitales de Latinoamérica, el proceso de urbanización llevó a la proliferación de shoppings y barrios privados cerrados lo que trajo como consecuencia un deterioro del espacio público como lugar de convivencia social.

En su gran mayoría, el empresariado que se quedó en la Ciudad Colonial no contaba con recursos (ni financieros ni técnicos) para mejorar su negocio, ni tampoco la demanda justificaba una inversión importante, lo que generó un círculo vicioso que fue lentamente deprimiendo a la ciudad y llamando a nuevos problemas que a su vez alejaban cada vez más a sus pobladores y a los visitantes.

Desde comienzos de este año, el FOMIN está trabajando junto a la ONG Clúster Turístico de Santo Domingo, el Ministerio de Turismo (MITUR) y el Vice Ministerio de PYMES del Ministerio de Industria y Comercio, en post de la dinamización de la actividad de las micro y pequeñas empresas (MyPEs) de la Ciudad Colonial, a través de la mejora de la oferta y la creación de nuevos servicios para que aprovechen las oportunidades de mercado que se abren con el proceso de revitalización urbana en curso.

No hay comentarios.

Agregar comentario